Hola a Todos!

Siéntanse libres de expresarse en mi blog. La idea principal es que se convierta en un lugar en el que la gente pueda comentar acerca de lo que escribo o de cualquier cosa en general, sin importar el hecho de si estoy yo de acuerdo con la opinión o no.

Bienvenid@s Tod@s

octubre 07, 2009

A Hollywood se le acabo la creatividad (o 3 ideas que pueden usar para revertir esa situación)

Se nos acerca el verano, así que los cines están infestados de películas que no están ajustadas para el consumo humano. Los CGI (Computer Generated Imagery, Imágenes Generadas por Computador) han arruinado todo. No me malentiendan: me encantan los CGI. Creo que Final Fantasy VII: Advent Children (sí, incluso la otra peli de FF) fue espectacular. De hecho (después de investigar luego de que mis amigos se burlaran de mí por no conocer nada de la saga), estoy hasta ligeramente emocionado por el trailer de la siguiente secuela de Tron, que llegará el 2010 bajo el nombre de Tron: Legacy (Daft Punk hará la música de ésta). Los CGI son muy buenos cuando se han ganado el derecho de estar ahí en la película. Los escalofríos de acció por CGI, en cambio, son una de las consecuencias más tediosas de la tecnología en el siglo 21.

Por ejemplo, en el 2007 vi "Duro de Matar 4.0" con una amiga. Solo en CGI eran 3.000 toneladas de peso sobre la conciencia de sus creadores. Cerca del final de la película hay una larga secuencia en que el antediluviano figurín-de-acción-reencarnado-en-humano Bruce Willis pasa volando en un camión con acoplado, mientras un jet de combate intenta detenerlo -a punta de acribillar la totalidad de la población existente y venidera-. La escena se vuelve incesantemente más descabellada: enormes secciones de la autopista se caen y colapsan; el camión vira bruscamente y da botes mientras es deshecho por las balas, literalmente; Bruce salta hacia la parte trasera del jet, y salta de vuelta a la autopista colapsada justo cuando el jet estalla en mil pedazos.

Y es aburrida, increíblemente aburrida. En cualquier momento, solo un 17% de lo que ves es real, y se nota porque no estás cautivado por ello. A lo más, te impresiona lo bien rendereadas que están las columnas de humo. Hubiese sido lejos mucho más emocionante reemplazar esa escena completa por una donde el malo obligase a Bruce Willis (a punta de dispararle a la hija rebelde) que se parara en la barra de un bar a bailar la coreografía completa de Can't Fight The Moonlight, a lo Coyote Ugly.

Este año pasó algo así con la segunda película de Transformers. Ni siquiera me preocupé por conseguir entradas. De hecho, vi la primera por accidente, en casa de mi mejor amigo. Mi impresión fue como estár amarrado al piso mientras una lava-vajillas se cagaba en tu cara por un par de horas. Cualquier humano lo suficientemente imbécil como para sentarse voluntariamente a ver una segunda entrega de esa incesante mierda vomitiva, merece ser expulsado de nuestro planeta a bordo del primer transbordador posible, a riesgo de dañar la reserva genética de la humanidad.

Pero los CGI no son lo unicos villanos. Hace poco se estrenó un remake de "Rescate en el metro 123". La original del '74 es un thriller brillante aunque pequeño; la película de asalto perfecta. El remake es del director Tony Scott, y lo actúan Denzel Washington y John Travolta. Tan solo esa frase, debería ser suficiente para que les de cáncer al entusiasmo a los cinéfilos más displicentes.

Son tiempos terribles, obviamente. Con eso en la mente, acá les doy tres aparentemente buenas ideas a hollywood para jugar cuando tenga tiempo libre:


1.- Título: "Mi vida como vaca/John Lennon"

Sinopsis: En este sobrecogedor documental experimental y con una paralizante actuación extrema, Nicholas Cage pasa un año entero viviendo su vida como una vaca, pastando en prados verdes, rumiando pasto, cagando en cuatro patas, sin contacto humano de ningún tipo. Habiendo pasado 365 días convirtiéndose en una vaca, abruptamente es devuelto a la civilizacion, específicamente al Museo de Artes Modernas de New York, en el cual deberá simular las ultimas 8 semanas de vida de John Lennon aún inmerso de su perspectiva bovina.

Crítica: El valeroso intento de Cage de vivr la experiencia de los últimos días de John Lennon a través de los ojos de una vaca ofrece una perspectiva renovadora y genuina al genio musical de Los Beatles, así como tambien una hilarante escena en la que frustrado por no poder tocar guitarra con pezuñas, se da un cabezazo furioso en uno de las paredes, soltando una plasta en la alfombra!.


2.- Título: "Un Zancudo Suelto en Hollywood 3D"

Sinopsis: Aprovechando la corriente actual de películas 3D, Un Zancudo Suelto en Hollywood 3D es una experiencia visual filmado desde la óptica de un hambriento mosquito volando alrededor de Los Angeles durante una hola de calor. filamdo con cámaras de HD microscópico, la acción se centra en la magnificencia de las secuencias en las que los cuerpos desnudos de las estrellas favoritas de Hollywood se transforman en increíbles paisajes: montañas y acantilados vivientes, para sobrevolar o inclusive para adentrarse...

Crítica: Ninguna mancha o peca quedará en el secreto, ninguna grieta quedará sin explorar, ningún pudor quedará en pie tras esta travesía de placer visual explícito; protagonizada por Harvey Keitel, Megan Fox, Philip Seymour Hoffman, Anjelica Huston, Mickey Rourke y Zac Efron.


3.- Título: "Resuciten!"

Sinopsis: Dios decide darle al predicador Will Ferrel, el poder de sanar a los enfermos y revivir a los muertos con un toque de su mano. Pero el poder es tal, que se sale de curso y en vez de llegar a su mano, llega a su pene. Ahora, Will está bendito/maldito con la milagrosa habilidad de curar enfermedades y heridas -pero sólo si tienen relaciones sexuales con el paciente. Y como Will es un predicador soltero de 45 años que tiene una fuerte postura ante el sexo prematrimonial, no será un camino fácil!

Crítica: Lo que empieza como una comedia burda normal, pronto toma un giro inesperado al enfrentarse a una dramática desición junto al lecho de su padre agonizante, antes de llegar al electrizante final en el que un grupo terrorista esparce una cepa de Virus Ebola en el zoológico local... y solo un hombre puede salvarnos!

Bueno, ahí tienen, productores! Ideas frescas y totalmente gratuitas para llevar. Con aparecer en los créditos me conformo.

octubre 05, 2009

Los robots sonrientes de Microsoft o la Hermandad de los Mac. Cuál es peor?

Lo admito: soy un intolerante. Un intolerante sin remedio, porque sé que mi prejuicio es absurdo, pero no puedo controlarlo. Es Apple. No me gustan los productos de Apple Y mientras mejor diseñados son y más omnipresentes se vuelven, más los detesto. Yo culpo de mi odio a los consumidores. Gente horrible, horrible. Deja de mostrarme tu iPhone. Deja de acariciar tu Macbook. Deja de decirme que me compre uno!

De verdad, paren. No me importa si las cosas Mac son mejores. No me importa si las cosas Mac son geniales. No me importa si cada producto Mac viene equipado con un botón mágico que haga que broten monedas doradas de la nada, que resucite a los muertos, o que haga que unicornios holográficos bailen dentro de mi cabeza. No me voy a comprar uno, así que cállate y devuélvete a tu casa. Andate a tu casa. Ah, ya sé: tienes una iHouse. Las paredes son de alumminio bruñido. Hay un logo de Apple que brilla en el techo. Y te gusta como se ve ahí.

Eres un maldito MONSTRUO!.

Por supuesto, es más simple asumir que los productos Mac son tan espectaculares como sus dueños los hacen ver. Porqué otra razón ellos pasarían tanto tiempo tratando de convertir a los no creyentes? No les pagan por eso. Ellos simplemente quieren repartir su felicidad, como los misioneros.

Consecuentemente, nada les brinda más placer que mirar a un usuario de PC lidiando con un bloque de maquinaria No-Mac. Ello valida su elección espiritual. Hace poco me senté en un café, intentando escribir algo en un notebook Sony Vaio que parecía estar corriendo una edición especial de Windows Vista en cámara lenta, específicamente diseñada para enfurecer seres humanos que lo usen, lo más posible. Tratar de hacer cualquier cosa era como darle instrucciones a una nana depresiva a través de una conexión satelital alcoholizada. Cuando cliqueaba en una aplicación, me pasaba una pequeña eternidad contemplando las implicaciones filosóficas de abrirla, accediendo finalmente a mi petición de mala gana y muchos meses después. Me hizo trepar por las paredes. Me hizo decirle “máquina y la csm” y peor. En un momento, golpeé la mesa.


Esto llamó la atención de dos usuarios Mac que estaban cerca. Levitaron hasta flanquearme, como plácidos monjes.

"Ah, las delicias de Vista," dijo uno.

"Ya es hora de que te consigas un Mac", dijo el otro.

"Es que son mejores", canto el monje número uno.

"No te arrepentirás", musitó el otro

Fruncí el ceño y volví a mi maquinita infernal, como un curadito de banco de parque despeinado le hace el quite a dos monitores de Alcohólicos Anónimos mientras se sigue tomando lo que queda en la petaca. Déjenme solo, pensé. No me interesa si tienen razón. Sólo quiero que se mueran.

Sé que Windows es espantoso. Todo el mundo sabe que Windows es espantoso. Windows es como ese leve olor a pichí desvanecido en el metro: está ahí y no hay nada que puedas hacer al respecto. Ok, ok: sé que hay otros sistemas operativos disponibles (como Linux). Pero sus defensores me parecen más siniestros, arribistas e insistentes que los ususarios de Mac. Mientras más intentan convencerme, más me ahuyentan. Para ellos soy una oveja. Y tienen razón: soy una pobre y tonta oveja, estúpida y floja. Y también soy masoquista. Y por eso sigo usando Windows – maldito Windows – aún cuando odio cada segundo de usarlo. Es nefasto, es lento, todo está pésimamente diseñado y nada trabaja en forma apropiada en realidad: usar Windows es como vivir en medio del bloque comunista, en 1981. Y no lo cambiaría por nada del mundo, porque soy un maldito idiota abyecto y me odio a mí mismo, y eso es lo que merezco: ser condenado a usar Windows de por vida.

Por eso Windows funciona para mí. Pero nunca se lo recomendaría a nadie, jamás. Esto me alinea con casi todo el resto del mundo. No hay un solo humano decente que de buena voluntad se haya dado vuelta a un usuario de otro sistema operative y le haya dicho: “No has considerado usa Windows?” No en el mundo real, al menos.

Hasta ahora. Microsoft, determinada a atacar la evidente falta de recomendaciones “boca a boca”, está invitando a las personas – gente real – a ser anfitriones de “Fiestas de Lanzamiento de Windows 7” a celebrarse el 22 de Octubre, fecha de lanzamiento de Windows 7. La idea es que invites a un grupo de amigos – tus amigos de verdad – a tu casa – tu casa de verdad – y los entretengas con una serie de tutoriales de Windows 7. Así que les muestras cómo grabar un CD, cómo hacer un video, cómo cambiar un fondo de escritorio y también cómo chuta, espérenme un poco, no se suponía que hicera eso, parece que se pegó, a ver, déjame ver que onda. Bueno, nos vemos de ahí.

Para armar una de estas fiestas, también subieron una serie de sobrecogedores videos a YouTube, en los cuáles los 4 actores más desesperados en el mundo se congregan en una cocina, compartiendo datos de cómo mostrarle los beneficios de Windows 7 a nuevas personas. Si estuviesen mirando fijamente a la cámara, leyendo de una tarjeta, sería aceptable; en vez de eso, se les ha instruído que hagan parecer que son amigos. El resultado es la más nauseabunda demostración de amistad artificial desde “Protagonistas de la Fama” (que causo el suicidio de 50,000 personas durante el 2003, o debió haberlas causado).

Es tan terrible, me induce una emoción completamente nueva: una mezlca de vertigo, asco, rabia, y vergüenza a la que llamo “mierdasmia”. Y no solamente ha creado una emoción: la define. Es el artefacto cultural más mierdásmico en la historia. Véanlo por sí mismos.

Y aún así, con lo malo que es, prefiero levemente a ese grupo apatotado, ineficiente, poco taquilla, pasadas a caca de la pandilla robótica de Microsoft, a la seguridad siniestra del evangelista Mac promedio. Al menos, los imbéciles sonrientes del video de Windows son ficticios, mientras que los espeluznantes monjes androides de Mac andan en todas partes, mirando por encima de tu hombro, riéndose por dentro de tu ineficientemente inferior sistema operativo, sabiendo que son mejores que tú porque usan el Mac OS X v10.6 Snow Leopard.

Snow Leopard. SNOW LEOPARD.

No me interesa si tienen razón. Sólo quiero que se mueran!